Tendencias & Innovación

Carreras empresariales: ¿qué hay más allá de ellas?

carreras empresariales

En la universidad actual existen muchas carreras empresariales, es decir, que están directamente relacionadas con el ámbito de la administración y la gestión de empresas. Algunas de las más conocidas son:

  • Administración y dirección de empresas (ADE)
  • Marketing y dirección comercial
  • Publicidad y relaciones públicas
  • Economía
  • Relaciones laborales y recursos humanos
  • Consultoría y gestión de la información

Sin embargo, muchos de los estudiantes que cursan estas carreras empresariales se encuentran con que, tras finalizarlas, no encuentran empleo por cuenta ajena a pesar de disponer de dicha formación. Y es que tener un título universitario ya no garantiza que vayas a encontrar un trabajo, como ocurría antes.

Es por ello que, en este post, vamos a ver algunas de las opciones de las que dispones una vez que finalizas tus estudios en cualquiera de las carreras empresariales.

 

Opción #1 tras las carreras empresariales: el autoempleo

Una de las posibilidades que existen es montar tu propio negocio, emprender. Para ello, la formación en las carreras empresariales será de gran ayuda, si bien es cierto que un recién graduado todavía tiene mucho que aprender en el entorno real. Las carreras universitarias suelen ofrecer más teoría que práctica y, en la vida real, lo más determinante será siempre lo pragmático sobre lo teórico.

Es por ello que, antes de montar tu propio negocio, si esa es tu intención, te recomendamos echar un vistazo a las otras dos opciones que te ofrecemos.

 

Opción #2 tras las carreras empresariales: seguir aprendiendo con formaciones menores

Además de las carreras universitarias existen distintas formaciones en las que puedes aprender con un mayor nivel de práctica. Entre ellas destacamos:

  1. Los cursos de formación privada de corta duración (menos de cien horas). Cada uno de estos cursos estará impartido por un profesional de su respectivo campo, por lo que la ventaja de realizar varios es, principalmente, el hecho de poder escuchar y aprender de la mayor cantidad posible de profesionales. La desventaja es que estos cursos no te proporcionarán toda la base que necesitas, sino unas pinceladas que, a pesar de ser necesarias, rara vez son suficientes.
  2. Los certificados de profesionalidad. Son formaciones reguladas por el Ministerio de Trabajo y que permiten acreditar el dominio de una persona en las distintas cualificaciones profesionales reflejadas en el Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales, muy valoradas en el entorno de trabajo público. Suelen ser acreditaciones de mayor valor que las ofrecidas por los cursos de formación privada y suelen incluir unas prácticas en empresas, con lo que suelen contribuir al desarrollo profesional de forma más determinante que los cursos de corta duración. Podríamos decir que forman una base mayor que la de estos, aunque tampoco suele ser suficiente.

Entonces, ¿existe alguna formación que me permita conseguir el nivel de práctica y profesionalidad que exige el mercado laboral actual? Si te estás preguntando esto, la respuesta la encontrarás en el siguiente punto.

 

Opción #3 tras las carreras empresariales: los másteres

Tras haber realizado una de las carreras empresariales, la tercera posibilidad y, de hecho, la más completa, es cursar un máster. Los másteres bien valorados son aquellos que reúnen todas las ventajas de los casos que hemos mencionado hasta ahora y que, además, ofrecen soluciones a los problemas que aquellos planteaban:

  • Tienen una duración suficiente como para reunir los contenidos necesarios para enfrentarse al mercado laboral actual.
  • Incluyen un proyecto final, muchas veces conocido como plan, que permite comprender cómo aplicar a la práctica toda la teoría aprendida.
  • Se pueden cursar de forma presencial u online. A día de hoy, con el avance de la tecnología, el hecho de cursar un máster online es más una ventaja que un problema.
  • Ofrecen unas salidas profesionales mucho más definidas que las de las carreras empresariales.

A modo de ejemplo, te invitamos a visitar nuestro Executive MBA para que puedas comprobar cómo se adecua a lo que hemos comentado.